Enciclopedia Internacional Multilingüe de la Rehabilitación

Educación para adultos y discapacidades intelectuales y del desarrollo y afines

Roy I. Brown, Ph.D., FIASSID
Professor Emeritus
University of Calgary, Canada
Flinders University, Australia
Adjunct Professor
University of Victoria, Canada
Simon Fraser University, Canada

Introducción

Un enfoque amplio se ha tenido en cuenta al considerar la educación de adultos en el ámbito de la discapacidad intelectual y del desarrollo, para la gama y la variabilidad en el funcionamiento entre las personas con semejantes discapacidades, son de hecho muy amplias. La discapacidad intelectual es considerada como una condición de crecimiento cognitivo detenido que se inicia en los primeros años de desarrollo de la primera infancia y la niñez. No esta sólo relacionado con la discapacidad cognitiva, sino con una amplia gama de limitaciones sociales en las áreas conocidas como habilidades sociales o adaptativas. (Brown 2007). La definición se discute con más profundidad en esta serie bajo el término de deficiencia intelectual (Web Enciclopedia Internacional de la Rehabilitación).

Cuestiones sobre la esperanza de vida

En los últimos años se ha hecho evidente que las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo son, como el resto de la población en general, viviendo su vida durante más tiempo. La esperanza de vida ha sido influenciada, y mejorada, en parte, como resultado de factores positivos económicos, de nutrición y de educación, incluyendo las razones relacionadas con la desinstitucionalización y la inclusión en la comunidad. El desarrollo importante de la normalización y la valorización de la función social es históricamente importante en este sentido (Wolfensberger 1998). El resultado general es una necesidad urgente de diversificar la educación, en la preparación para y durante la edad adulta. Cada vez más, un número de personas que empiezan con aparentes deficiencias intelectuales y discapacidades del desarrollo se incrementan gradualmente en ciudadanos con trabajos, certificados, e incluso diplomas en diferentes grados. A menudo hay mejoras en las capacidades cognitivas, particularmente cuando las personas son retiradas de entornos muy pobres o adversos (Clarke y Clarke 2003). Estas mejoras cognitivas a menudo se producen como una compensación de un retraso temprano en el desarrollo y parece ser especialmente observado al final de la adolescencia y a los 20 años. Esto parecería, entonces ser el momento óptimo para la educación de muchas personas con discapacidad intelectual y del desarrollo.

La gran mayoría de las personas con discapacidad intelectual han restringido su desarrollo por las pocas oportunidades en la comunidad. Por lo tanto, es absolutamente crítico que nos fijemos en su educación a través de la esperanza de vida y los desafíos que pueden aparecer de su discapacidad y / o de su entorno. Ese último punto mencionado puede incluir el estilo de vida de la familia, las condiciones sociales o puede resultar de las políticas públicas restrictivas o limitadas.

La necesidad de educación en los Adultos

La educación tiene que tomar muchas formas. Ella tiene objetivos críticos e importantes. Debido al desarrollo de prácticas inclusivas y de la participación de la comunidad, debemos animar a las personas con discapacidad intelectual como a sus familias a vivir una vida normal fuera de las instituciones y en la sociedad normal. Las particulares, para hacerlo con eficacia, necesitan una amplia gama de habilidades y con frecuencia estas habilidades no se han aprendido durante el ciclo escolar normal. Surgen entonces una serie de retos. Estos retos pueden ser mejor vistos dentro del desarrollo de un enfoque de calidad de vida en el campo de la discapacidad intelectual. Por ejemplo, una de las características principales de un enfoque de calidad de vida es la variabilidad - las personas son distintas con el tiempo y entre sí. En la educación es extremadamente importante reconocer esta variabilidad como una serie de implicaciones a seguir.

Cuadro 1: Razones para educación de los Adultos

Las personas con deficiencia intelectual y del desarrollo

  • vivir y crecer en la comunidad;
  • vivir más tiempo ahora en comparación con hace un tiempo;
  • requiere la educación superior para alcanzar su nivel óptimo de funcionamiento;
  • quienes experimentan educación durante la infancia encuentran que es a menudo insuficiente para la vida adulta;
  • encontrar que su aprendizaje puede ser más lento que otros;
  • a menudo, muestran una mayor madurez y desarrollo cognitivo más allá en su edad adulta y por eso se vuelven más receptivos a la educación de adultos;
  • buscar que la vida de adultos requiere la gente a aprender habilidades diferentes y adicionales para funcionar eficazmente en el mundo de adultos;
  • requiere que la educación de adultos tome en cuenta la variabilidad de sus capacidades y habilidades de aprendizaje para ofrecerles oportunidades a las decisiones individuales.

Uno de los retos es verificar que durante los años escolares los individuos están preparados para la vida en la comunidad, pero como es frecuente, o bien no sea realizable plenamente, o individuos que pueden ser lentos en términos de retraso en el desarrollo, la cuestión de la educación de adultos se vuelve crítica.

¿Cuáles son los estilos de vida de los individuos pueden ser animados para vivir?

Es importante garantizar que los individuos con discapacidad intelectual y del desarrollo cuenten con las oportunidades y opciones para la vida adulta. Debido a las diferencias en el rendimiento de desarrollo de los individuos tal vez necesitan educación más tarde o en diferentes tiempos que otros individuos. Mucha gente con discapacidad intelectual deja la escuela a una edad más tardía que los niños sin discapacidad, según las regulaciones locales de educación. Pero cuando dejan la escuela, la vida a menudo se estanca y en muchos países las personas todavía van a diferentes tipos de talleres, a los centros de formación, aunque otros, más afortunados, cada vez más asisten a los colegios o van directamente al empleo. En algunos países las personas están restringidas a las escuelas especiales, mientras otros en muchos países en vías de desarrollo tienen pocas posibilidades de educación formal por una variedad de razones (por ejemplo, cuestiones de género, las distancias para el desplazamiento a las escuelas, a menudo a pie, el trabajo necesario en el hogar y muy pocas oportunidades de trabajo más adelante en la vida). Todos estos factores argumentados por amplias oportunidades para la educación en la vida. Hoy en día, el empleo de las personas con discapacidad intelectual varía considerablemente y la historia que se va a mencionar a lo largo de estas páginas son unas en las que el cambio se produce todo el tiempo, y la predicción exacta es notoriamente débil. Muchas personas con discapacidades intelectuales y cognitivas hacen mucho más que lo que la gente espera, y en particular mejor que la mayoría de los profesionales y muchas personas de sus familias y de las comunidades esperan.

Habilidades básicas sociales y de adaptación en los adultos.

El nivel básico de la educación es necesario para muchos adultos con deficiencia intelectual y del desarrollo, que cada vez más requieren oportunidades para funcionar en la sociedad. Esto significa que deben aprender habilidades de adaptación social y estrategias sociales, incluidos los requisitos básicos para vivir una vida comunitaria normal. Por ejemplo, véase la lista más abajo.

  • Tener cuidado de su propia ropa
  • cuidar con su higiene personal
  • Llevar a cabo lo básico en cocinar
  • Tener la capacidad para mantener su espacio de vivir ordenado y limpio
  • Hacer llamadas por teléfono por lo menos a las personas claves de apoyo, incluyendo a la familia
  • Hacer las compras básicas que son fiables y eficaces
  • Utilizar el dinero y la capacidad de utilizar una cuenta bancaria y / o un cajero automático
  • Desarrollar relaciones con otras personas y comportarse de una forma socialmente aceptada dentro de la sociedad trabajar medio tiempo o tiempo completo
  • Hacer amigos a través de las organizaciones en las cuales se está registrado o afiliado
  • Ser consciente de los peligros comunes y reconocer a uno mismo como importante
  • Protegerse a sí mismo en términos de derechos y de libertad sexual, así como en términos de otros derechos personales y contra la discriminación.

Esto incluye saber a quién acudir para recibir apoyo. (Con el permiso de Brown y col. 2008, p. 22-23),

El paso a tal educación comenzó históricamente hace muchos años (Brown y Radford, 2007). Pocas instituciones en los Estados Unidos y Europa probaron tal tipo de educación básica, en el siglo 19 (El siglo de la preocupación). En la primera mitad del siglo 20 los intentos de la educación social se mejoraron, y para la última mitad de este siglo ganaron mayor impulso (Gunzburg 1968).

Actividades para adultos

Uno de los objetivos principales relacionados con el desarrollo de habilidades de adaptación, aparte de la forma de vida en la comunidad, es la necesidad de buscar empleo. Hoy en día muchas personas tienen trabajo a tiempo parcial, a menudo lo convierten en tiempo completo, tomando varios trabajos de tiempo parcial. Otros obtienen un empleo a tiempo completo en la comunidad. Un vez que las personas se meten en el trabajo, empiezan a desarrollar estilos de vida normal. Finalmente, las cuestiones normales del envejecimiento empiezan a surgir. Esto pone de relieve la necesidad de participar en actividades recreativas y de tiempo libre, las cuales también requieren el desarrollo de habilidades en la edad adulta y deben ser el tema de la educación, así como el de la diversión. Esto también se puede considerar como una cuestión de educación. Todo lo anterior puede conducir a un mejoramiento en la calidad de la comunicación, las relaciones entre amigos y de las actividades estimulantes. La búsqueda de un estilo de vida normal de naturaleza holística y las oportunidades de educación ocupan un espacio fundamental para esto.

Un cierto número de personas con deficiencia intelectual y del desarrollo desean tener pareja o casarse, y en algunos casos hacerlo, y hacerlo con éxito, pero aquí también se requiere la educación (Brow 1996, Griffiths 2007). Esto puede conducir a la creación de sus propias familias, a veces con niños pequeños, que para algunos profesionales y padres es una cuestión de desafío, pero donde la educación tiene un papel (IASSID [[International Association for the Scientific Study of Intellectual Disabilities] Special Interest Research Group, 2008; también ver página web de Healthy and safe).

Necesitamos mirar a la variedad y variabilidad de los resultados, una amplia gama de aprendizajes para toda la vida, que incluye una definición de educación de adultos, reconociendo la necesidad de aprender habilidades sociales y de adaptación, habilidades para el empleo, la administración del hogar, recreación y ocio, lo mismo que tener un compañero y casarse y en algunos casos formar una familia con niños pequeños. Este asunto puede ser demasiado difícil para muchos, pero aún estas oportunidades deben estar disponibles para permitir a los individuos de "viajar" en lo que les gusta y en la medida en que puedan. Cada etapa abre nuevas oportunidades. El rol de los responsables de las aseguradoras, de profesionales y de los padres es de constatar que estas diversas oportunidades sean disponibles o apoyadas. Esto es coherente con la definición de la OMS en la Clasificación Internacional del Funcionamiento, Discapacidad y Salud, que exige la oportunidad de la "participación" (OMS, 2006).

Individuo y Sociedad Una interacción compleja

Pero hay otra cara de la moneda. Este asunto de la educación de adultos debe comprender necesariamente la educación pública. Hay temas de los derechos y las preocupaciones sobre la discriminación y el derecho a la inclusión dentro de la comunidad y la sociedad en su conjunto. Junto con esto va el acceso a los diferentes tipos de actividades y entornos que otras personas pueden esperar a tener, y disfrutar durante su vida útil. Estamos hablando de cuestiones de calidad de vida, tales como la autonomia y las opciones a través de una amplia gama de ámbitos de la vida. Puede ser útil en este punto mencionar algunos de los ámbitos de la vida que se discuten en la literatura. Estas provienen tanto de la calidad de los enfoques a la vida como modelos (Schalock y otros 2002), y también los enfoques de desarrollo más reciente de la calidad de vida familiar (Zuna, y otros 2009). Debe recordarse, en este contexto, que muchas personas con deficiencia intelectual viven con sus padres durante mucho más tiempo que otras personas, y en muchos casos, por su ciclo de vida completo, por lo que también es necesario considerar los asuntos del envejecimiento y la educación de adultos dentro de ese contexto.

Tabla - Algunos principios y conceptos de mayor calidad de vida

  • Valores
  • Los derechos humanos y la discriminación
  • dominios de la vida
  • Holismo
  • Vida útil
  • Percepción
  • Opciones
  • Auto imagen
  • Capacitación
  • Variabilidad

Educación social y comunitaria

La mayoría de las personas con deficiencia intelectual y del desarrollo necesitan oportunidades para una educación en el área de la competencia social y la vida comunitaria. Este tipo de educación representa los fundamentos de la inclusión, que son de importancia crítica. Las cuestiones se pueden resumir como el aprendizaje y la experiencia dentro de la comunidad normal con competencia educativa en las habilidades básicas que incluye el vocabulario de léxico visual de palabras corrientes y una habilidad completa de de las capacidades de la lectura completa (equivalente por lo menos a una lectura de niños de 8-10 años de edad asegurando que la lectura se convierta en una útil habilidad de crecimiento). Aspectos de cálculo suficiente para reconocer los valores del dinero, los fundamentos básicos de servicios bancarios a los particulares, el uso de cajeros automáticos, el uso de teléfono e Internet (véase más adelante), y el desarrollo de habilidades en la conversación social (incluidas las situaciones de entrevistas y de hacer amigos) también son importantes.

Es importante reconocer que la observación y evaluación son necesarias para asegurar que los lugares claves involucraos están cubiertos por cualquier individuo particular de tal manera, que forman parte de la experiencia de vida normal del individuo. Una serie de herramientas de evaluación han sido desarrolladas para evaluar los conocimientos y necesidades. La escala Vineland de madurez social (Doll, 1953) y las Tablas de evaluación de los progresos (Gunzburg 1969), que miden auto ayuda, comunicación, socialización y ocupación son dos ejemplos que vienen de diferentes partes del mundo. Recientemente, la escala de intensidad de Apoyo (Thompson y col. 2004) ha sido desarrollada para evaluar las necesidades y apoyos de las personas con deficiencia.

Otros aspectos de la evaluación se relacionan con cuestiones de calidad de vida. Porque ahora se reconoce que las personas tengan una mejor comprensión de su situación que los profesionales suelen pensar, junto con la capacidad de tomar opciones, estos aspectos necesitan ser determinados para los adultos (Brown y Brown 2009). También hay una amplia gama de herramientas en zona de la calidad de vida y una lista de ellas ha sido proporcionada por Cummins (1997), y se ve también comprensión de la escala de calidad de vida de referencia en el sitio web, que debe ser utilizada para comprender los intereses de un individuo y las satisfacciones de la vida.

Herramientas análogas ven a la calidad de vida familiar y las necesidades para apoyos de los adultos (véase, por ejemplo, instrumentos de la calidad de vida de familia: Brown I y col. 2006, Poston y otros 2003). Tales evaluaciones se llevan a la consejería que puede implicar el desarrollo de diversos apoyos proporcionados por los trabajadores de primera línea, pero también puede incluir más apoyo sofisticado de los profesionales en orientación profesional. Estas personas deben tener un buen conocimiento de los nuevos enfoques a la deficiencia intelectual (Brown y Percy, 2007). Por desgracia, hay que destacar que las opciones para los individuos pueden ser limitadas por la falta de conocimientos y experiencias de la persona, así como también a la falta de oportunidades puestas a su disposición por la sociedad (escuelas, agencias sociales, centros de formación y de rehabilitación). Oportunidades para explorar su medio ambiente, las cuales deberían haber comenzado en su pre-educación de adultos, ahora debe iniciar o continuar a través de la edad adulta. Es importante que los padres y tutores sean conscientes de las posibilidades y cuando van a apoyar la experiencia, que puede tener riesgos. Midiendo el impacto de riesgos y teniendo en cuenta que es una consideración importante, y muchos requieren precauciones de sentido común, pero generalmente sin eliminar las oportunidades y opciones (Brown RI 2007).

¿Dónde obtener una educación social y adaptada?

Hay una serie de centros y servicios en todo el mundo que proporcionan formación y educación en este nivel. Tradicionalmente, muchos talleres de capacitación ofrecen estas oportunidades. Organizaciones, como asociaciones para la vida comunitaria en Canadá, proporcionan trabajadores de apoyo individual para ayudar a los adultos con discapacidades intelectuales y del desarrollo a establecerse en la vida adulta, a menudo empleando un enfoque de calidad de vida. El objetivo es seguir las opciones y las necesidades y proporcionar la experiencia y las oportunidades a la comunidad. Los cursos se imparten dentro de una variedad de colegios que pueden ofrecer oportunidades específicas para las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo. Existen otras posibilidades que pueden ser de gran valor, en el sentido de que los programas en los colegios que se han mencionado generalmente resultan en situaciones de segregación, incluso si los programas se basan en los servicios integrados. Para un gran número de individuos, las oportunidades correspondientes, podrán ser atendidas a través de la formación en el empleo y la educación con los trabajadores de apoyo, que puede dar lugar a proporcionar certificados de competencia, a través de las situaciones de trabajos relacionados. Esto todavía es un enfoque que está en proyectos de evolución y necesitan ser más investigados.

Tecnología de Internet y la tecnología interactiva

Una importante y creciente área ya está disponible para los adultos con discapacidad intelectual. El Internet es cada vez más utilizado por las personas con discapacidad intelectual. La instrucción inicial debe estar lista, accesible abarcando el uso básico de computadores e Internet. También hay una necesidad de abarcar los riesgos mayores implícitos en el proceso.

Comunicación por Internet tiene un número de ventajas. Para muchas personas con discapacidad intelectual, particularmente para aquellos que están aislados, proporciona un medio de comunicación con las personas que son o serán sus amigos. Muchas personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, por ejemplo, hacen amistades a través de la experiencia de la recreación en centros de ocio, algunos de ellos a nivel nacional e internacional (por ejemplo, las Olimpiadas Especiales). Los amigos hechos en estos encuentros se pueden continuar frecuentando, si la persona tiene un conocimiento básico de Internet.

La tecnología interactiva se puede utilizar para mejorar una amplia gama de educación (Ryba y Selby, 2004). Estos programas cubren algunas de las competencias educativas sociales adaptadas básicas mencionadas antes. Muchos videojuegos son aptos para la diversión, el aprendizaje y la promoción de la solución de problemas. El software de este enfoque necesita ser evaluado y requiere cuidadosa vigilancia y exploración, incluyendo la medida en que dicho software se generaliza y afecta a otros aspectos de la vida.

Los principales aspectos de educación de adultos pueden ser recursos a través de la tecnología de información y la comunicación (TIC). Esto proporciona una amplia gama de oportunidades para los adultos con discapacidad intelectual y del desarrollo y pueden crear oportunidades en el uso de nuevas herramientas, nuevos enfoques para la solución de problemas y la búsqueda en la Web de los recursos más importante, es un medio de comunicación y por lo tanto de interacción con otros , que conduce al mejoramiento del lenguaje, el desarrollo de amistades y el desarrollo de una amplia gama de conocimientos y habilidades que pueden conducir a una expansión en la elección y la oportunidad.

La TIC es dirigida, no sólo a los conocimientos específicos, también se trata de mejorar las capacidades cognitivas y de autorregulación. La computadora puede ser usada para almacenar fotos, no sólo de amigos y lugares sino de los acontecimientos, los sistemas y conocimientos prácticos. La investigación reciente está estudiando el desarrollo de la metacognición (es decir, la conciencia y la autorregulación de los que piensan que TIC es también usada para almacenar la información que los individuos no pueden fácilmente pensar o conservar, y esto puede estar relacionado con las necesidades sociales y el empleo como los alimentos que uno necesita comprar o menús para la preparación de la comida básica, de las actividades más complejos asociadas con el trabajo de uno o del aprendizaje en el colegio o la universidad.

Hay también una serie de otras tecnologías de asistencia en una variedad de sociedades. Muchos de estos recursos son descritos por Ryba y Selby (1993). Tecnología de información de Comunicación para los adultos con Síndrome de Down, (2004), aunque especialmente escrito para los adultos con síndrome de Down, la mayor parte del material es de gran relevancia para todos tipos de discapacidad.

El ocio y la recreación

Tiempo libre y la recreación son generalmente vistos críticamente como aspectos de mucha importancia del estilo de vida para las personas con discapacidad dependientes e intelectuales. Una vez más, a menudo no es reconocida cuan eficaz y estimulante tales actividades pueden ser en términos de desarrollo general. Una de las grandes ventajas de estas actividades es que pueden pasar en oportunidades comunitarias y en muchos instantes, puede ser de carácter inclusivo. Una vez más, un número de colegios y asociaciones voluntarias manejan programas adecuados.

El argumento para la inclusión de ocio y recreación es también una que se relaciona al desarrollo de la salud, pero el crecimiento de conocimiento científico y la práctica indica que la capacidad cognitiva, memoria y velocidad de reacción en general se han mejorado a través de una variedad de actividades de ocio y recreación (véase, por ejemplo, Fidler y de Velde, 1999). El conocimiento sobre estas oportunidades es importante para las personas con discapacidades de desarrollo, pero el acceso a, y la disponibilidad de una buena educación y, específicamente, con amplia experiencia personal de apoyo son también muy crítico. Muchas asociaciones para y sobre personas con discapacidad intelectual y de desarrollo proporcionan una gama de programas de ocio y recreo y suelen recomendar las facilidades locales, algunos de ellos inclusive (por ejemplo, programas de natación, baloncesto, programas atléticos). Para más información consultar a las organizaciones como the Community Living Associations, y el Allan Roeher Institute; en Canada, y en the United States, the American Association on Intellectual and Developmental Disabilities, asi como las organizaciones especializadas en una variedad de países como la Down Syndrome Educational International). (Véase la referencia para los sitios web)

Muchas de las facilidades, como una piscina, han sido adaptadas para facilitar el acceso fácil de las personas con discapacidad física y también para las personas con limitadas capacidades cognitivas o habilidades funcionales. Van el rango desde las sillas de ruedas en las piscinas a los programas de formación especializada en personal cualificado, proporcionando un control adecuado, instrucción y asesoramiento. Lo mismo se aplica a los eventos deportivos y la práctica del equipo en una gran variedad de pueblos y aldeas que ahora se atienden a personas con estas necesidades. Todas estas actividades pueden ya menudo involucran la educación y la formación que mejoren la capacidad, la salud y comunicación social, así influir positivamente en un amplio rango de actividades humanas (motivación, autoestima, amistad, cooperación, habilidades de desplazamiento, etc.) Es decir, el ocio y el recreo puede ser divertido, pero estas actividades también influyen en las cuestiones del desarrollo, incluyendo la generalización de las habilidades a varios otros aspectos de la vida.

Formación, experiencia laboral y empleo

En términos de educación de adultos, necesitamos examinar una amplia gama de asuntos relacionados a la preparación para el empleo. Los problemas son muchos, aunque los ejemplos de las diversas posibilidades de empleos se están produciendo (Capie y otros 2006). Es evidente que los asuntos involucrados necesitan ser cuidadosamente examinados por:

  1. El individuo y su familia y
  2. Tutores e instructores

Hay una amplia gama de cuestiones y estas incluyen:

  • Oportunidad
  • Elección de la persona con deficiencia intelectual
  • Exposición a situaciones de empleo durante los años de la escuela y Posteriores a ésta.
  • Oportunidades para tratar de resolver
  • El trabajo voluntario
  • Preparación en términos de planificación de la transición, incluyendo las habilidades sociales necesarias y el idioma, además la aritmética básica, y al menos el vocabulario de uso social corriente.
  • Desarrollo de habilidades necesarias de trabajo.

La autodeterminación es crítica y la participación de los adultos y jóvenes es importante en la planificación de esta transición. El adulto joven es el miembro central del equipo de apoyo. Las habilidades sociales son ahora reconocidas como un componente clave en el desarrollo exitoso de empleo. La familiaridad y el aprendizaje son absolutamente necesarias y debe haber suficientes oportunidades para las personas a aprender en el ambiente natural (por ejemplo, aritmética básica en la comunidad, Faragher y Brown 2005). Los padres y los adultos jóvenes tienden a coincidir, en su mayor parte, en los tipos de conocimiento que deben producirse si los adultos jóvenes pueden asumir un papel más importante en la comunidad. Tanto los padres y los individuos tienden a identificar las necesidades de habilidades similares. Sin embargo, muchos jóvenes tienen una gama mucho más amplia de las opciones que les gustaría considerar en términos de empleo. Orientación y asesoramiento son necesarios, pero las expectativas de otros adultos tienden a ser restrictivas y no inclusivas (Grantley y otros 2001). Grandes oportunidades para explorar y ver cómo el desarrollo puede pasar es crítica. Capie y otros (2006) se dan ejemplos de la transición al empleo en su libro para los padres y profesionales de primera línea, incluyendo los profesores. Las situaciones típicas que han sido diseñadas para el empleo, incluyen trabajos apoyados por individuos en los negocios de la comunidad, los enclaves o lugares de trabajo en la industria, los equipos de trabajo móviles y pequeños negocios (Belamy y otros 1985). Las personas con discapacidades han escrito sobre la economía y las oportunidades que se ofrecen para las personas con deficiencia intelectual y del desarrollo. Muchas personas con deficiencia intelectual, desafortunadamente, viven en los niveles de pobreza, y las mujeres con discapacidad son más restringidas en su oportunidad de obtener un empleo y ganan menos que los hombres que ya están mal pagados. Los subsidios gubernamentales en el mundo desarrollado, no siempre facilitan el proceso. Por ejemplo, muchos padres y los propios individuos, de muchos países, notan que las prestaciones de discapacidad del gobierno son bajas, difíciles de obtener o, cuando el individuo comienza a hacer uso del derecho de la pensión de invalidez que es acoplado por el cálculo de la liquidación de lo devengado por la persona. Este es un desestímulo hacia el empleo en general y debe ser cambiado a través de los esfuerzos de los grupos de padres y profesionales en colaboración con los gobiernos.

La Universidad Commonwealth de Virginia ha ido colocando a las personas con discapacidad durante más de 20 años, y señala que hay todavía grandes dificultades (Ver http://www.worksupport.com). Wehman y otros (2003) indican que el empleo competitivo de igualdad no es todavía la forma más extendida de empleo para personas con discapacidad. Estos adultos son frecuentemente objeto de discriminación.

De forma creciente están en aumento las oportunidades para las personas de adquirir experiencia laboral, así como un empleo remunerado a través de a). El vínculo entre los centros de formación y las escuelas, y b) las facilidades de empleo industrial y afines. Alrededor del mundo, las empresas de hostelería y los restaurantes ofrecen oportunidades de aprendizaje en el trabajo, mientras una variedad de otros centros de formación profesional proporcionan al personal de extensión que actúan como amigos o compañeros, cuando los individuos se encuentran en el empleo. (Neufeldt y Albright 1998). El trabajo autónomo es un método adicional que ha proporcionado el éxito de algunos, pero requiere de apoyo educativo y otros (Arnold et Ipsen 2005). La investigación aplicada se requiere en esta área.

Los trabajadores de apoyo (sostén) tienen conocimiento en el ámbito de la discapacidad, pero también son talentosos en una amplia gama de áreas de trabajo proporcionando apoyo institucional para los individuos durante las etapas iniciales de la prueba o de empleo actual, y a veces largo períodos.

Hay muchos ejemplos de colocación en empresas y fábricas y dentro del servicio y la industria hostelera. En el Reino Unido, recientemente, el gobierno se ha adelantado en las posibilidades de formación de personas en el sitio de trabajo con los certificados de competencia expedidos y aprobados en los puestos de trabajo.

Algunos ejemplos de trabajo:

  • Ayudante de mesero (mozo).
  • Trabajador de apoyo (sostén) en grandes almacenes (por ejemplo, Safeway para recoger los carritos en los supermercados).
  • El personal de Motel - Servicio de habitaciones.
  • Los trabajos de preparación de alimentos (por ejemplo, McDonalds)
  • Lavado de Autos (coches).
  • Trabajadores en actividades de esparcimiento y de descanso.
  • El personal de limpieza.
  • Personal de gasolineras (estación de servicio).

Todos estos son ejemplos de empleos realizados por personas con deficiencia intelectual con los salarios normales después que ellos hayan recibido una educación básica y la formación a través de educación formal o a través del personal de apoyo (sostén). Aún, para algunas personas con deficiencia intelectual y del desarrollo, un ambiente desafiante educativo está justificado.

Un número de adultos con deficiencia intelectual están haciendo su camino a los colegios y universidades. El número de personas que ahora se desplazan no es grande, pero se ha expandido en los últimos 20 años. Inicialmente, una serie de colegios ofrecieron, un entorno de adultos, cursos para personas con deficiencia intelectual y del desarrollo, pero éstos eran a menudo segregados en términos de salón o instrucción en sala de lectura, y tratados con cuestiones básicas en torno a la vida social, entrevistas para empleo, y las oportunidades actuales para desarrollar habilidades para el empleo. Hay un lugar para estos cursos, pero esta sección del documento está especialmente dirigida para la inclusión de personas con deficiencia intelectual y del desarrollo en centros de educación superior.

En la segunda mitad del siglo XX, algunos padres, viendo el potencial y las posibilidades para sus hijos con deficiencia intelectual y del desarrollo, trabajaron duro para conseguir para su joven adulto colegio con entornos totalmente integrados e inclusivos. Muchos de estos jóvenes adultos adquirieron certificados y diplomas en áreas de aplicación (por ejemplo, peluquería, recreación y diversos servicios de apoyo).

Esto ya no puede ser visto como un simple proceso de prueba, pero en el cual gran numero de individuos tienen éxito. Algunos de los cursos son muy prácticos, como en la administración básica y formación en hoteles y moteles lo que permite a los individuales tomar el empleo básico con algunas habilidades de educación para asistirlos en llevar a cabo varios tipos de trabajo. La experiencia demuestra que hay, entre las personas con discapacidad intelectual, el deseo de ser incluidas y llevar a cabo el trabajo de una manera digna, inclusiva, lo que significa el pago adecuado para el trabajo y las mismas condiciones que los demás. Es una cuestión tanto de la inclusión como de los derechos humanos. La educación superior inclusive a nivel de adultos, cuando eligen y pueden (y es más posible que muchos supongan) se ve reforzada y ampliada por las mismas cosas que ocurren en la sociedad normal o regular. No es un proceso de sólo estar ahí y ser "lo que se dice" incluido. Es, en su mejoría, un proceso estructurado que requiere la comprensión y el conocimiento por parte del colegio y la universidad, el apoyo de profesores e instructores dispuestos, y la comprensión y el apoyo de otros estudiantes para fomentar y permitir que sus compañeros con deficiencia intelectual y del desarrollo adquieran conocimientos y habilidades. Tal vez no puede tener éxito en cada ocasión, más que cada estudiante que asiste al colegio sin una discapacidad es exitoso. Pero sí requiere una aceptación de que la gente puede aprender, que las elecciones deben ser exploradas, y seguimiento junto con los apoyos naturales. Estas ideas retan a los sistemas de valores y percepciones de muchas personas (padres, profesionales y demás)

Hughson y Uditsky (2007) han proporcionado un libro breve pero muy útil sobre post-secundaria inclusiva (educación superior) para los adultos que presentan un síndrome de Down y de otras deficiencias del desarrollo. Estos autores indican que ha sido más fácil obtener una tasa elevada de participación en los centros de enseñanza superior dentro de la provincia de Alberta, Canadá, donde ellos trabajan, para conseguir una mayor inclusión que lo que ha sido en la educación secundaria general. Aun hay grandes desafíos, y en su opinión una de las más grandes dificultades en el aprendizaje es la de cómo habilitar las relaciones entre estudiantes tradicionales y las personas con deficiencias graves y múltiples. Ellos hacen una lista de las áreas en que las personas con deficiencia intelectual y del desarrollo han tomado cursos.

  • Estudios de Comunicación
  • Cultura Musical
  • Geología
  • Historia y Apreciación de la música
  • Interpretación Musical
  • Ciencias Políticas
  • Estudios Históricos
  • Inglés
  • Geografía
  • Antropología
  • Sociología
  • Estudios de la mujer
  • Mitología clásica
  • Educación física
  • Ciencias de la religión
  • Estudios Canadienses
  • Zoología
  • Fundamentos de arte
  • Actividad de educación física y teoría
  • Ballet
  • Jazz
  • Ley
  • Botánica
  • Coral
  • Estudios africanos
  • Kinesiología
  • Ruso
  • Francés
  • Español
  • Psicología
  • Arqueología
  • Estudios de cine
  • Primera infancia
  • Policía y seguridad
  • Profesor auxiliar
  • Administración de hotel y hospitalidad
  • Bellas artes
  • Agricultura
  • Enfermería
  • Silvicultura
  • Economía
  • Periodismo
  • Diseños gráficos
  • Estudios ecuestres
  • Educación al aire libre *

* Reproducido con permiso de los autores Hughson Uditsky y Down Syndrome Education International).

También es ilustrativo ver la gama de actividades en las que los estudiantes con discapacidades del desarrollo se han incluido para enfatizar este tipo de importancia de un entorno que ofrece actividades integrales que asisten en diversos aspectos del desarrollo (auto imagen, el apoyo mutuo, la amistad, el desarrollo de habilidades, la autonomía y la elección). Ver ejemplos a continuación *:

  • Sindicato de Estudiantes
  • Clubes (estudios de comunicación, centro de la mujer, juegos electrónicos, grupos profesionales)
  • Maestro de ceremonias y banquetes
  • Gimnasio
  • Tutores de clases particulares
  • Tutores clases de alfabetización
  • Clases de actuación
  • Clases de Piano
  • Miembro o apoyo del equipo de baloncesto
  • Banda Sinfónica, grupos corales
  • Emisoras, prensa, periodistas
  • El voluntariado (banco de alimentos de los estudiantes, defensores de los derechos humanos)
  • Lucha Libre
  • Escaladores de roca y muro, caídas libres
  • Excavaciones arqueológicas
  • Viajes deportivos con los equipos de universidad
  • Patinaje artístico
  • Canotaje
  • Esquiar
  • Golf
  • Fútbol
  • Béisbol
  • Hockey
  • Deportes de salón.

También proporcionan un comentario sobre la investigación reciente (ver http://www.aacl.org, http://www.aacl.org ó Persons with Developmental Disabilities, http://www.pdd.org). Por ejemplo, los autores encontraron que más de 70% de los estudiantes con deficiencias del desarrollo incluidos en la educación post-secundaria encontraron un empleo a tiempo parcial o a tiempo completo, que a veces incluía más de un empleo a tiempo parcial por persona. Una amplia gama de posiciones de trabajo eran a menudo apoyadas por los compañeros de trabajo del individuo. Como en otros estudios, el individuo hizo mejor que los padres u otros habían previsto (Grantley y col. 2001), y los sueldos oscilaban desde el salario mínimo hasta el doble de esta cantidad. Otros, que no llegaron a ser empleados, sin embargo, participaron en el trabajo voluntario. Hughson y Uditsky dan consejos sobre el papel de las familias, compañeros de trabajo, compañeros de los estudiantes y administrativos de la universidad y el personal docente. Organizaciones como la biblioteca del Instituto Roeher en Toronto son recursos eficaces, al igual que algunos libros como el Building Bridges (1996). La participación positiva de la familia en el apoyo, la comprensión y la aceptación de los retos que conlleva también deben ser reconocidas.

Muchos padres han sido sorprendidos por el éxito de sus hijos con deficiencias intelectuales y otras, al igual que los instructores y profesores universitarios. En Australia, por ejemplo, Parmenter (comunicación personal, 2008) da el siguiente ejemplo. "Dos estudiantes, aparentemente clasificados por tener una deficiencia intelectual, fueron admitidos como candidatos en el programa de Postgrado en la Universidad de Sydney en deficiencias del desarrollo en virtud de un reglamento especial de provisión. Posteriormente se graduaron con un Certificado de Postgrado en la deficiencia del desarrollo, después de haber completado con éxito 4 unidades de estudio. Ellos recibieron tutoría especial de asistencia, pero no se hicieron concesiones en términos de requerimientos de examen. Los ambos estudiantes eran miembros activos de una organización de defensa propia. La asistencia de tutoría fue proporcionada por el Centro de Estudiantes regulares".

Es evidente que diferentes enfoques se han adoptado en diferentes países. Getzel y Wehman (2005), en su libro editado en ir a al colegio, también indican las maneras que las personas con discapacidad intelectual y de desarrollo pueden beneficiarse mucho de conocimientos y experiencias adquiridos del colegio y la universidad.

Getzel y Wehman también proporcionan estrategias, junto con los recursos y las historias, que son valiosas para ayudar a orientar la facultad, el personal y los administradores hacia la inclusión de las personas con deficiencia intelectual y de desarrollo. Hay a veces barreras a este proceso y los administradores y los instructores necesitan buscar formas de promover la inclusión y la reducción de la discriminación. Las oportunidades, una vez que estos aspectos se han superado, para las personas con deficiencia de ser incluidas y apoyadas por otros estudiantes, que pueden actuar como monitores, y por miembros positivos de las facultades, que fácilmente aceptan la diversidad en sus cursos, y están dispuestos a aprender sobre los apoyos que requieren los nuevos alumnos, es proporcionar oportunidades para estudiar, aprender, ampliar sus conocimientos, y en muchos casos, consiguiendo empleo en el futuro que en muchos casos promueve estilos positivos de vida en la comunidad. Hay un poco de duda de que la legislación de los derechos humanos en Canadá y las Leyes Estadounidenses para las deficiencias, por sus siglas en inglés (ADA), proporcionan un entorno en el que consideran las responsabilidades y los enfoques que pueden adoptarse en este tipo de educación inclusiva. Los asuntos que ahora tienen que ser tratados se refieren a la preparación de los profesores y el personal para la educación de las personas con deficiencias del desarrollo, así como también ayudando a la facultad a reconocer las necesidades de las personas con deficiencia. Es evidente que la alta dirección tiene que estar convencida de la eficacia de este enfoque, pero esto es a menudo mejor hecho por demostraciones experimentales en los ejemplos concretos que ya existen. La literatura, aunque más bien escasa hasta la fecha sobre el tema de la educación terciaria, sugiere que, en colegios y universidades de varios países, donde hay instructores y administradores de empatía, hay ganancias para todos los interesados. Las "claves" son la elección, la motivación y el apoyo entre los estudiantes con deficiencia y la universidad y las redes de la universidad, incluyendo los compañeros de los estudiantes. El aprendizaje de nuevas formas de instrucción, apoyo entre compañeros, y el impacto no sólo en la persona con una deficiencia, sino también a sus familias, puede conducir a resultados productivos y un nuevo planteamiento útil y eficaz para la inclusión en la vida comunitaria así como el empleo de adultos. Sin embargo, mucho más demostración e investigación, incluyendo estudios a largo plazo, son necesarias para obtener un mayor conocimiento sobre este proceso, incluyendo el impacto sobre los individuos a través de su vida útil. La educación de adultos también requiere, en su mejor momento, las oportunidades de pasantías y prácticas en la educación formal, porque muchas personas con deficiencia intelectual aprenden a través de la información visual y la experiencia práctica, como también mediante conferencias y libros.

La educación superior ha indicado que lo anterior puede dar lugar a una amplia gama de actividades de ocio y recreación. Actividades como el baloncesto, crea compañerismo y la amistad. Ahora las universidades tienen centros de aprendizaje de recursos y asesoramiento para los estudiantes que tienen necesidades particulares y específicas. Muchas personas con deficiencias a menudo tienen áreas de habilidades especializadas, que pueden desarrollar en términos de educación de adultos. Muchos más recursos terciarios ahora deben adquirir la capacidad para promover el aprendizaje de las personas con deficiencia intelectual y sus aliados, muchas de las cuales tienen sus propias habilidades en ciertas áreas (por ejemplo, dotados en la música o las matemáticas). Estos estudiantes necesitan a veces los ex.ámenes modificados y tienen diferentes necesidades de evaluación de la prueba, que aunque sea del mismo nivel que los demás estudiantes, permitirá la duración de la evaluación y podrá autorizar la grabación de las respuestas. En otras palabras, la dirección de la evaluación está cambiando con nuestro mayor conocimiento de las habilidades cognitivas y relacionadas con las personas. Algunos cursos se prestan en sí a ese enfoque mucho más que otros.

Educación Superior: Resumen

Sólo un pequeño número de estudios indican la plena inclusión en el nivel post-secundario. En este documento se presentan ejemplos de aplicación exitosa, y este dominio constituye aún uno de los principales retos, pero el escepticismo impera aún del lado de muchos miembros del personal universitario. Sin embargo, un número creciente de profesores y administradores reconocen que las oportunidades y situaciones deben estar disponibles y modificadas para que el aprendizaje y la evaluación de las personas con deficiencia intelectual y de desarrollo puedan favorecer la plena inclusión fomentándola a través de los procedimientos de adaptación. Estos planteamientos generalmente modifican la forma de enseñar a los instructores, la manera de administrar por administradores, y las ventajas que se ven en los grupos comunitarios de enseñanza superior, así como en la vida cotidiana y el empleo de las personas con deficiencia intelectual.

Los recursos en esta área, tales como Hancock y Redekopp (1997), y varios sitios de web de colegios y de universidades proporcionan los detalles sobre las tasas, los criterios de admisión y proceso, así como también una amplia gama de cursos y oportunidades de empleo que se han encontrado adecuadas en términos de personas con deficiencia intelectual. También es importante de discutir los "beneficios colaterales" relacionados con tal educación de adultos, que se relaciona con el voluntariado, empleo, vida social, compañerismo, la amistad, la salud, el ocio y la recreación, etc.

Una encuesta nacional (Hart, y otros 2005) en los Estados Unidos ofrece una descripción de 25 programas para estudiantes con deficiencia intelectual en las universidades de los E.E.U.U., pero sólo 8 fueron definidos como de programas que ofrecen una plena integración. Desafortunadamente todavía hay una falta de información adecuada sobre las oportunidades que existen y de las experiencias adquiridas, por lo que el libro de Uditsk y Hughson es particularmente atractivo. Ellos indican que en 2006 había 13 universidades y colegios e institutos técnicos en la provincia de Alberta, Canadá, que ofrecen oportunidades de enseñanza superior. En otras provincias de Canadá hay algunas oportunidades de enseñanza secundaria para las personas que presentan deficiencias intelectuales y de trastornos del desarrollo. También sería justo decir que con ciertos limites controlados en el Reino Unido, en Australia (Grantley 2000) y también en Nueva Zelanda, las oportunidades están comenzando a ser ampliadas y desarrolladas (Hart, y otros 2004).

Comentario Final

El campo de la educación de adultos para personas con discapacidad intelectual y de desarrollo ha crecido lentamente desde el mundo de las instituciones, a través de escuelas especiales y otras opciones segregadas en la comunidad para que, en los últimos años se concentre en las prácticas inclusivas. Una visión más orientada en el aspecto social de la discapacidad intelectual y del desarrollo ha ganado terreno. Durante este tiempo, aspectos de la discapacidad intelectual, en sí, han cambiado. Muchas de las personas con discapacidades más leves han ganado la inclusión en sus años escolares, pero los desafíos aumentan para muchos de ellos a través de la vida. Además, más personas con grave discapacidad intelectual y de desarrollo sobreviven los primeros años, sólo para encontrar una sociedad que no ha resuelto muchos de los temas de inclusión y las oportunidades necesarias. La educación de adultos representa uno de los desafíos. En sí misma, debe haber flexibilidad y variación para hacer frente a la variabilidad entre los más afectados. El conocimiento, pensamiento lateral, la experiencia cultural, la asunción de riesgos y una planificación cuidadosa y la investigación longitudinal son, entre otras necesidades, esenciales para hacer frente a estas cuestiones. Una sola solución no será adecuada para todos.

Es evidente que será necesario un conjunto de diferentes enfoques para la educación permanente, junto con los proveedores de formación que puedan vincular las oportunidades necesarias para satisfacer las necesidades individuales a través de la vida. Este documento ha intentado ofrecer una visión de algunos de los principales enfoques que se están produciendo y necesitan ser desarrollados aún más si los resultados de la educación de adultos quieren dar ganancias sustantivas.

* Mis agradecimientos al Dr. Roy McConkey por sus comentarios útiles y constructivos sobre este artículo.

Recursos adicionales sobre la Web

Accessible computer games:
http://www.arcess.com/index.htm

Allan Roeher Institute, Toronto, Canada
http://www.roeher.ca/

American Association for Intellectual and Developmental Disabilities
http://aaidd.org/

Closing the Gap, Changing Lives with Assistive Technology
http://www.closingthegap.com

Comprehensive Quality of Life Scale: ComQOL Manuals
http://www.deakin.edu.au/research/acqol/instruments/com_scale.htm

Down Syndrome Education International
http://www.downsed.org

Inclusive Technology Limited: The Special Needs People
http://www.inclusive.co.uk

International Encyclopedia of Rehabilitation (Intellectual Disabilities, PDF)
http://cirrie.buffalo.edu/encyclopedia/contents.php?language=en

Healthy and Safe. An Australian Parent Education Kit
http://www.healthystart.net.au/developing.php?p=parent_education_resources&r=healthy_and_safe

Referencias bibliográficas

American Psychiatric Association. 2000. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM-IV-TR). 4th ed. Test revision. Washington (DC): Author.

Arnold NL, Ipsen C. 2005. Self-employment policies: Changes through the decade. Journal of Disability Policy Studies 16(2):115-122.

Belamy P, Mark, Rodes. 1985. For supported employment alternatives. In: Kiernan W, Stark J, editors. Pathways to employment for developmentally disabled adults. Baltimore (MD): Paul H. Brookes.

Blackorby J, Wagner M. 1996. Longitudinal post-school outcomes of youth with disabilities: Findings from the national Longitudinal Transition Study. Exceptional Children 62(5):399-413.

Brown I. 2007. What is meant by intellectual and developmental disabilities. In: Brown I, Percy M, editors. A comprehensive guide to intellectual and developmental disabilities. Baltimore: Paul Brookes. p. 3-16.

Brown I., Brown RI. 2009. Choice as an aspect of quality of life for people with intellectual disabilities. Journal of Policy and Practice in Intellectual Disabilities 6(1).

Brown I, Percy M, editors. 2007. A comprehensive guide to intellectual and developmental disabilities. Baltimore: Paul Brookes.

Brown I, Radford JE. 2007. Historical overview of intellectual and developmental disabilities. In: Brown I, Percy M. A comprehensive guide to intellectual and developmental disabilities. Baltimore: Paul Brookes. p. 17-34.

Brown RI. 1996. Partnership and marriage in down syndrome. Down Syndrome Research and Practice. 4(3):96-99.

Brown RI. 2007. Roles, education, training and professional values of disability personnel. In: Brown I, Percy M. A comprehensive guide to intellectual and developmental disabilities. Baltimore: Paul Brookes. p. 415-432.

Brown RI, Brown PM, McGinley P, Takahashi R. 2008. Community living and independent living for adults with down syndrome. Portsmouth (UK): Down Syndrome Educational Trust.

Capie A, Contardi A, Doehring D. 2006. Transition to employment. Portsmouth: Down Syndrome Educational Trust.

Clarke A, Clarke A. 2003. Human resilience: A fifty year quest. London: Jessica Kingsley.

Cummins R. 1997. Assessing quality of life. In: Brown RI, editor. Quality of life for people with disabilities: Models, research and practice. Cheltenham (UK): Stanley Thornes. p. 116-150.

Doll EA. 1953. The measurement of social competence; A manual for the Vineland social maturity scale. Minneapolis: Educational Test Bureau, Educational Publishers. Down Syndrome: Issues and Information http://www.downsed.org

Faragher R, Brown RI. 2005. Numeracy for adults with Down syndrome: It's a matter of quality of life. Journal of Intellectual Disability Research 49(10):761-765.

Fidler FS, Velde PV. 1999. Activities: Reality and symbol. Thorofare (NJ): Slack.

Getzel EE, Wehman P, editors. 2004. Going to college. Baltimore (MD): Paul H. Brookes.

Grantley J. 2000. Towards inclusion in university of people with intellectual disabilities. Proceedings of the International Special Education Congress, 2000. University of Manchester, School of Education, Manchester (UK). Available from:
http://www.isec2000.org.uk/abstracts/papers_g/grantley_1.htm

Grantley J, Brown RI, Thornly J. 2001. Challenges to employment: Perceptions and barriers as seen by children with Down syndrome and their parents. International Journal of Practical Approaches to Disability 25(1):29-35.

Gunzburg HC. 1968. Social competence and mental handicap. London: Bailliere, Tindall & Cassell.

Gunzburg HC. 1969. P-A-C System. Assessment, Evaluation and Training for Exceptional Citizens. Birmingham (UK): SEFA (Publications) Ltd. Obtainable from Germany: Lebenschilfe Detmold e.V.EDV Velag PO Box 1465, D-32704 Detmold.

Griffiths D. 2007. Sexuality and people who have intellectual disabilities. In: Brown I, Percy M. A comprehensive guide to intellectual and developmental disabilities. Baltimore: Paul Brookes. p. 573-584.

Hall M, Kleiner H, Kearns J. 2000. Going to college! Postsecondary programs for students with moderate and severe disabilities. Teaching Exceptional Children 32(3):58-65.

Hancock H, Redekopp D. 1997. Within reach: A career development resource for parents of children with developmental disabilities. Edmonton (AB): Life/Role Development Group. Distributed by the Association for Community Living.

Hart D, Nelly-McCarthy J, Pasternack H, Zimbrich, Parker DR. (2004). Community college held in a pathway to success for youth learning, cognitive, and intellectual and developmental disabilities in secondary education. Education and Training in Developmental Disabilities 39:54-66.

Hart D, Zimbrich K, Parker DR. 2005. Dual enrollment as a postsecondary education option for students with intellectual disabilities. In: Getzel E, and Wehman P, editors. Going to college: Expanding opportunities for people with disabilities. Virginia Commonwealth University, Richmond, Virginia, USA. Baltimore, MD: Paul H. Brookes Publishing Company. p. 253-267.

Hughson E, Uditsky B. 2007. Inclusive post-secondary (tertiary) education for adults with Down syndrome and other developmental disabilities: A promising path to an inclusive life. Portsmouth: Down Syndrome Educational Trust.

IASSID Special Interest Research Group on Parents and Parenting with Intellectual Disabilities. 2008. Parents labelled with intellectual disability: Position of the IASSID SIRG on parents and parenting with intellectual disabilities. Journal of Applied Research in Intellectual Disabilities 21(4):296307.

**International Encyclopedia of Rehabilitation (Intellectual Disabilities, PDF)
http://cirrie.buffalo.edu/encyclopedia/contents.php?language=en

McDonald L, MacPherson-Court L, Franks S, Uditsky B, Symons F. 1997. An inclusive university program for students with moderate to severe developmental disabilities: Student, parent and faculty perspectives. Developmental Disabilities Bulletin 25(1):43-67.

Mirfin-Veitch B. 2003. Education for adults with an intellectual disability (including transition to adulthood). Review of the literature prepared for the National Advisory Committee on Health and Disability. New Zealand: Donald Beasley Institute.

Neubert D, Moon S, Grigal M, Redd V. 2001. Postsecondary educational practices for individuals with mental retardation and other significant disabilities: A review of the literature. Journal of Vocational Rehabilitation 16:155-168.

Neufelt AH, Albright AL. 1998. Disability and self-directed employment: Business development models. North York, Canada: Captus Press.

Parmenter, T. (2008). Students with Intellectual Disability. Personal Communication.

Ryba, K. and Selby, L. (1993) Computers as Empowering Tools for Students with Intellectual Disabilities. Network, 2, 8-15

Roeher Institute. 1996. Building bridges: Inclusive post-secondary education for people with intellectual disabilities. North York (Ontario): author.

Ryba, K.& Selby, L (2004) Information Communication and Technology for Adults with Down Syndrome. Portsmouth, UK: Down Syndrome Educational Trust

Schalock, R. L., Brown, I., Brown, R., Cummins, R. A., Felce, D., Matikka, L., et al. (2002). Conceptualization, measurement, and application of quality of life for persons with intellectual disabilities: Report of an international panel of experts. Mental Retardation, 40, 457-470.

Selby L. 1992 Evaluation of the computer learning experiences of students with disabilities. Computers in New Zealand Schools 4(1):19-25.

Thompson JR, Bryant BR, Campbell EM, Craig EM, Hughes CM, Rotholz DA, Schalock RL, Silverman WP, Tasse MJ, Wehmeyer ML. 2004. Supports intensity scale. Washington (DC): American Association on Mental Retardation.

Wehman P, Revell W, Brooke V. 2003. Competitive employment: Has it become the "first choice" yet? Journal of Disability Policy Studies 14(3):163-173). See also the Virginia Commonwealth University Rehabilitation Research and Training Center on Workplace Supports and Job Retention:
http://www.worksupport.com

Wolfensberger W. 1998. A brief introduction to social role valorization. A higher-order concept for addressing the plight of societally devalued people, and for structuring human services. Syracuse (NY): Training Institute for Human Service Planning, Leadership and Change Agentry (Syracuse University).

World Health Organization. 2006. International Classification of Functioning, Disability and Health (ICF). Geneva: author. Available from:
http://www.who.int/classifications/icf/en/

Zuna NI, Turnbull A, Summers JA. 2009 Family quality of life: Moving from measurement to application. Journal of Policy and Practice in Intellectual Disabilities 6(1).

Lecturas adicionales

Entradas relacionadas en la enciclopedia: La deficiencia intelectual

Citación de los artículos del CIRRIE: Adult education

Citación de los artículos de REHABDATA: Adult education

Definiciones del IIDRIS: Adult educator

Códigos de la CIF: d820 (School education), d830 (Higher education)

Otros formatos e idiomas

Cite this article

Brown RI. 2010. Educación para adultos y discapacidades intelectuales y del desarrollo y afines. In: JH Stone, M Blouin, editors. International Encyclopedia of Rehabilitation. Available online: http://cirrie.buffalo.edu/encyclopedia/es/article/21/

Copyright

Copyright © 2008-2014 by the Center for International Rehabilitation Research Information and Exchange (CIRRIE).

All rights reserved. No part of this publication may be reproduced or distributed in any form or by any means, or stored in a database or retrieval system without the prior written permission of the publisher, except as permitted under the United States Copyright Act of 1976.

This publication of the Center for International Rehabilitation Research Information and Exchange is supported by funds received from the National Institute on Disability and Rehabilitation Research of the U.S. Department of Education under grant number H133A050008. The opinions contained in this publication are those of the authors and do not necessarily reflect those of CIRRIE or the Department of Education.

Buscar

Copyright © 2008-2014 CIRRIE